miércoles, 13 de julio de 2005

25 de julio

Menudas las palabras,
los gestos diminutos,
las cotidianas voces;

He aquí lo que uno recoge
a lo largo del día.

Y mientras tanto,
sobre tu corazón crece la ausencia
de los labios queridos.

¡Qué enorme es el naufragio
tan cotidiano y duro de los hombres!

Sobre la mesa, como siempre,
mudo queda el diario
de un loco abandonado.


José Antonio Labordeta (Diario de un náufrago)
Publicar un comentario