viernes, 20 de febrero de 2009

Alegría

Podía precindir de la justicia, de la razón, de un sentido de la existencia y del universo, había comprobado que el mundo se las areglaba de maravilla sin todas esas abstracciones,,, pero no podía prescindir de un poco de alegría y el anhelo de este poquito de alegría era de hecho una de aquellas llamas que ardían en mí, en las que aún creía y a partir de las cuales pensaba recrearme de nuevo en el mundo...

Herman Hesse (Rastro de un sueño)
Publicar un comentario