miércoles, 12 de mayo de 2010

Libros

Hasta el autor más riguroso, más empeñado en ese estúpido propósito, se espantaría de aburrimiento si alguien le obligara a leer mi vida. Por eso, porque no se parece en nada a una novela, necesito los libros. Para que me anclen precisamente a la vida.

Almudena Grandes (Atlas de geografía humana)
Publicar un comentario