lunes, 10 de junio de 2013

Contradicciones...


Si siempre es lo mismo, llega el aburrimiento. Si ya no es lo mismo, llega el desencanto y la frustración. Odiamos y amamos la rutina tanto como amamos y odiamos el cambio. Somos raros y contradictorios, pero no podemos evitarlo. Forma parte de nuestra forma de ser.

Juan Carlos Ortega (Buenos días Sócrates)
Publicar un comentario