sábado, 10 de septiembre de 2005

Ironía

De esta forma amaban todos a Siddhartha.
A todos causaba alegría, era un placer para todos.
Pero él, Siddhartha, no se causaba alegría, no era un placer para sí mismo.

Herman Hesse
Publicar un comentario