miércoles, 12 de octubre de 2005

Buscabas una flor


Buscabas una flor
y hallaste un fruto.
Buscabas una fuente
y hallaste un mar.
Buscabas una mujer
y hallaste un alma.
¡Estás desencantado!

Edith Södergran
Publicar un comentario